El secreto de Candy Crush

candy crush

Me confieso víctima del Candy Crush. También soy adicta a las gominolas, gelatinas, chocolates y demás dulces del demonio que caen del cielo. Aunque me resistí durante mucho tiempo a jugar, al final el entorno ha podido y he sucumbido ante este videojuego.

Este juego social al que todo el mundo juega tiene un secreto que nos tiene enganchados. Su éxito es retarnos a nosotros mismos a ver si somos capaces de superar cada vez niveles más difíciles poniendo a prueba nuestra habilidad visual y nuestra mente para combinar de forma inteligente caramelos bomba.

No suelo utilizar ni trucos, ni movimiento adicionales, ni booster para solucionar rápido un nivel en el que estoy atrancada. Solo insisto hasta que al final lo consigo, aunque el reto me lleve varios días. Curiosamente en los niveles más complicados he observado un fenómeno que bien puede ser aplicado a todos los juegos sociales y gracias a ello he desarrollado una teoría

Veamos: Cuando juego a niveles avanzados percibo que por más movimientos que me concedan es imposible superar un nivel si las combinaciones de caramelos no están de mi lado. Esto es: puede que me liquide todas las gelatinas con muy pocos movimientos y me quede solo una por eliminar… aquí me emociono y pienso que ya estoy acabando… hasta que me doy cuenta de que aunque me resten 14 movimientos las combinaciones que quedan son tan malas que es imposible pasarse el nivel y acabo perdiendo.

Mi teoría es que cuando juego y juego y juego y no consigo pasar de nivel el propio juego me da un empujoncito y me “ayuda” sin yo saberlo (reconocerlo) a pasarme el nivel. Hay veces que lo ves venir… en pocos movimientos acabas por limpiar la pantalla gracias a booster ymega booster que destruyen chocolates, gelatinas o hacen bajar frutas… y no te lo explicas… Mi explicación es que el propio juego “juega” contigo y acaba facilitándote las cosas para que tu ánimo no decaiga y sigas jugando. Al fin y al cabo un jugador de Candy Crush es un ser infectado susceptible de infectar a más y atraerlos para que comiencen a jugar.

Obviamente esto no pasa siempre, solo cuando estás en un callejón sin salida y el juego detecta que ya has jugado bastante como para que merezcas pasártelo.

Esta es mi teoría sobre cómo pasar niveles en Candy Crush sin desistir en el intento. ¿Compartes mi teoría? ¿a ti también te ha pasado?


Sobre Raquel Serrano 142 Artículos
Experta en Marketing Online, SEO y Social Media. Internet es un vicio al que no quiero renunciar. Me encantan las Series, los gatos y los libros. Un poco friki.