Ya llegó la Navidad… sí la lotería de Navidad

 

Dime la verdad, ¿cuántos números de lotería de Navidad te han pasado por whatsapp diciendo que los comparten contigo?, tal vez te han etiquetado en Facebook en alguno, o te hayan citado en un tweet con una foto del décimo adjunta. La tradición de la fotocopia del décimo o la firma por detrás se ha cambiado por esta otra más moderna y “social”. Tal vez más peligrosa, también… porque quién sabe qué pasará si se borra el tweet, se desetiqueta la foto o se elimina el grupo de whatsapp y toca…. Será un problema, sin duda, y más si las personas con las que compartes se les gira un punto el cerebro y dicen que no te conocen. Pero para eso primero tiene que tocar… y no es tan fácil…

Precisamente, para evitar este tipo de problemas una empresa española desarrolló el año pasado un sistema que actúa de testigo ante posibles renuncios. Se trata de eGarante y consiste en el envío certificado (digitalmente) de un documento en pdf en el que se detalla el número y la cantidad jugada, previo envío de un correo electrónico de los datos. Esta curiosa aplicación recibió en 2012 el premio «Mejor iniciativa emprendedora en ciberseguridad para empresas» de INTECO. Gracias a este sistema compartir ilusión de forma segura es más fácil.

Y es que ya lo dice el dicho de ilusión también se vive y en Navidad la que todos tenemos es la de que nos toque la Lotería de El Gordo, y si no que se lo digan a aquellas personas que hacen tres y cuatro horas de cola a la espera de comprar en Doña Manolita. Fantasear sobre una hipotética situación (cuya probabilidad de que pase es de 1 entre 100.000) se nos da muy bien a todos y eso de gastar lo que no tenemos y nunca será nuestro, sin ningún tipo de presión y con un esfuerzo nulo, es una ilusión común.

Según un estudio de Sigma Dos tres de cada cuatro españoles jugarán a la lotería de Navidad. Más que un sorteo es una tradición en la que mucha gente pone muchas esperanzas. Es el día de la ilusión y la salud, y la fecha que marca el inicio de las fiestas navideñas. A partir de ese día es un no parar de comer, beber y celebrar.

Todos los años sentimos el mismo pálpito de que éste va a ser el año, porque nos los merecemos, porque hemos soñado con Raphael y su na,na,na,na,na,naaaa, porque lo hemos comprado donde siempre toca… millones de razones nos hacen ganadores pero la cruda realidad es otra…Según el profesor de matemática aplicada de la Universidad de Navarra , Jorge Elorza, “jugar a la lotería es una ruina, desde el punto de vista matemático“.

No es por ser aguafiestas pero hay que ser realista y tomarse el Sorteo como lo que es, un juego, donde unos ganan y otros pierden. Según las estadísticas publicadas por la lotería de Navidad el 85 por ciento de lo jugado se pierde, y existe un 10 por ciento de posibilidades de no ganar absolutamente nada. El 5 por ciento restante es la probabilidad que hay de coger un pellizquito.

No hace falta decir que las estadísticas van en función del número de décimos o participaciones que se tengan ( a más números más posibilidades de que te toque) pero claro esta opción, también implica perder más dinero, porque lo de recuperar la cantidad jugada es una hipótesis lejana.

Otra cosa que no influye en las probabilidades de que nos toque o no es quién salga el anuncio de la lotería de Navidad. Da lo mismo si sale el Calvo o la Caballé, pero me negarás que los anuncios del primero eran el “anuncio de la Navidad” y el anuncio que repiten al día 35 veces en cada cadena ( y al que es imposible escapar) es visual y musicalmente hablando “una mierda pinchada en un palo”. Aunque la campaña de marketing ha funcionado de rebote porque todo el mundo habla del anuncio (aunque sea para ridiculizarlo), lo cierto es que la lotería de Navidad no necesita que sea anunciada para que todo el mundo salga a comprarla (sobre todo la última semana antes del sorteo). Es más un compromiso de la marca o una recompensa para el público (aunque este año es una verdadera pesadilla).

Como no existe ningún truco para aumentar las posibilidades de ganar (más que comprar y comprar décimos) queda poco por hacer ya. Solo esperar a ver si nos sonríe la suerte y ser felices pensando en que una vez acabe el sorteo nunca volveremos a ver a Raphael o a la Caballé desgañitarse porque “Ya llegó la Navidad”…

 

Sobre Raquel Serrano 142 Artículos
Experta en Marketing Online, SEO y Social Media. Internet es un vicio al que no quiero renunciar. Me encantan las Series, los gatos y los libros. Un poco friki.